La sexualidad en las personas con discapacidad es un tema tabú entre las personas. Y es que todos damos por supuesto que las personas con discapacidad  son asexuados, que no tienen necesidades sexuales  porque no sienten 🤔. En Masajes Eróticos OSM, en Barcelona, sabemos lo importante que es para una persona con capacidad reducida satisfacer sus necesidades sexuales.

¿A quiénes se les puede clasificar como discapacitados o con capacidad reducida?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) las personas con discapacidad son:

…”aquellas que tienen deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que, en interacción con diversas barreras, pueden obstaculizar su participación plena y efectiva en la sociedad en igualdad de condiciones con los demás.”

El sexo es un tabú

A pesar que la Ley española establece los deberes de las personas,  las comunidades y del Estado con respecto a las personas con discapacidad. Y que nos obliga a crear los espacios y contextos que garantizen la igualdad de oportunidades, no discriminación y  su accesibilidad universal. Hemos despojado a los discapacitados de sus derechos sexuales, sólo por tabú.  

Aunque es muy reducida la cantidad de personas que además de ser discapacitadas se encuentran incapacitadas para ejercer los derechos sexuales. El sexo no es un tema de la agenda.  La razones son variadas, sin embargo, la principal razón es el desconocimiento.

La sociedad desconoce cómo opera la sexualidad entre las personas discapacitadas, y entre mitos y leyendas le arrebatan sus derechos. 

¿Quiénes son los discapacitados sexuales?

Los discapacitados sexuales son un reducido grupo, con severas limitaciones mentales, físicas y psicológicas.  La gran mayoría de los discapacitados pueden mantener relaciones sexuales y pueden satisfacer plenamente sus necesidades. Desde los parapléjicos hasta los esquizofrénicos

Silencio y castración

Por supuesto, alrededor de este tema,  uno de los huesos duros de roer es la sobre protección de la familia. La familia desea librar a su discapacitado de cualquier incomodidad, dolor o frustración porque los considera incapaces de superar las experiencias negativas.  Por otro lado, no cuentan con la información y las herramientas para atender temas que a su criterio son pecaminosos y delicados.  Para la familia el mejor camino es el silencio y la castración.

 

La sexualidad en las personas con discapacidad

La sexualidad en las personas con discapacidad siempre va a estar presente, aunque no se hable de ello. Y siempre se va a manifestar. Y es allí cuando empiezan los problemas. En el mejor de los casos, reprimir su sexualidad los convierte en víctimas del estrés, baja sus defensas, son inseguros, depresivos y violentos. En otras palabras, llegado el momento del desarrollo, inhibir su sexualidad los convierte en personas menos colaboradoras y amables. Tienden a sufrir más enfermedades, tristezas y rabias irracionales.

Por otro lado, las personas que no pueden desarrollar su sexualidad, por curiosidad o por necesidad, son presas fáciles del abuso intrafamiliar o comunitario. 

Lo recomendable es la educación sexual

Si usted, es responsable de una persona con discapacidad y no se siente en capacidad de hablar de sexo con su representado, busque la ayuda de un profesional. En primera instancia de un pediatra, ginecólogo o urólogo, que le hable sobre sus necesidades orgánicas. Eduque a su hijo sobre el amor de pareja, el valor de la ética en el sexo y la sexualidad responsable. Informe a su representado sobre la existencia de los depredadores y que hacer para prevenirlos.

El mundo del erotismo

Si su representado ya es un adulto responsable, dele el permiso de experimentar experiencias eróticas controladas. Busque la asesoría de un sexólogo o terapéuta, si la discapacidad de su representado no le permita comprender a fondo las implicaciones de la experiencia.  

Tenga presente que el juego erótico le va a permitir drenar sus necesidades, disfrutando experiencias placenteras que mejoran su salud, seguridad y estado de ánimo.  De esta forma, podrá aproximarse sanamente a la experiencia sexual sin afrontar los riesgos del abuso personal y las enfermedades de transmisión sexual.

Nunca pierda de vista que la sexualidad es un derecho. Y su representado debe aprender a ejercerla en condiciones saludables, con independencia, autonomía personal y respeto a sí mismo y para los demás.

En Masajes Eróticos OSM, en Barcelona, contamos con la experticia necesaria para relajar las tensiones de las personas con discapacidad. Nuestros masajes, a dos o a cuatro manos, mejoran la circulación, favorecen el drenaje linfático, eliminan los nudos y contracciones  mientras equilibran las energías del cuerpo.

Disponemos de las mejores estancias y un sistema de bioseguridad de primera línea para garantizar la mejor y más discreta atención personalizada a nuestros clientes

En Masajes Eróticos ÓSM en Barcelona, contamos con las herramientas para ayudarte a recobrar la confianza. Nuestros servicios mantienen tu equilibrio y reactivan tus energías. Disfruta de nuestras estancias y date la oportunidad de relajarte y encontrarte con el placer del descanso.  Reserva tu cita, !Llamanos Ya¡ al  WhatsApp +34 930 279 391, escribe a nuestro e-mail info@masajeseroticososm.com. También nos puedes visitar en C/ Bertrand i Serra 6, local 1 (puerta de metal verde) C.P. 08022 Barcelona. Será un placer atenderle.

Comments are closed

Pide cita

×

Powered by WhatsApp Chat

×